10 dificultades comunes que enfrentan los nuevos inmigrantes en Israel

nuevos inmigrantes en Israel
Foto: thetower.org

Los nuevos inmigrantes en Israel, llamados en hebreo olim jadashim, deben enfrentar grandes retos y dificultades para realizar el sueño de construir una buena vida en Israel y en muchos casos establecer una familia.

El problema, no es llegar sino quedarse, razón por la cual organizaciones como Keep Olim, buscan crear soluciones efectivas a las dificultades, que en varios casos, se convierten en los motivos de muchos olim para renunciar al sueño de vivir en Israel y terminan regresando a sus países de origen.

(Lea también: Iniciativa surgida en Facebook busca que todos los nuevos inmigrantes realmente se queden en Israel)

Aunque cada caso es diferente dependiendo del país origen, nivel educativo, creencias, personalidad o razones para establecerse en el país de cada persona o familia, estás son 10 dificultades comunes que enfrentan los nuevos inmigrantes en Israel.

nuevos inmigrantes en Israel
Lo difícil no es llegar sino sobrepasar las dificultades quedarse. Foto: jewishfederations.org

1. El aprendizaje del hebreo

Para quienes no conocen el idioma o tienen un bajo nivel de este, el aprendizaje del hebreo es todo un reto que puede tomar muchos años, especialmente cuando se llega en edad adulta.

Son muchas las profesiones que requieren buenas habilidades en aspecto generalmente críticos como la escritura y lectura rápida en hebreo, y no es suficiente con saber inglés. El tiempo dedicado al estudio de la lengua en los primeros meses de alía (inmigración a Israel) no es suficiente para enfrentar la vida laboral y diaria en Israel.

Mantener una disciplina de estudio y ganas de aprender, son determinantes para vencer el obstáculo idiomático que a la vez es la fuente de otros problemas para los inmigrantes.

2. Consecuencias por la incomprensión de contratos de trabajo y de arrendamiento

Firmar contratos laborales o de arrendamiento sin tener total claridad de lo escrito en ellos genera todo tipo de dolores de cabeza como la paga incompleta de salarios, sobre costos en los alquileres o la adquisición de compromisos y deberes desconocidos o no acordados verbalmente.

Es fundamental obtener asesoría adecuada antes de firmar cualquier documento y asegurarse que todo lo hablado quede por escrito.

3. Ausencia de familia y amigos

Para algunas personas que no tienen familia o amigos en Israel, enfrentar la soledad, especialmente en los primeros años, no es nada fácil no sólo desde el punto de vista emocional.

En Israel es muy importante tener un amplio círculo social no sólo para tener donde pasar las fiestas, sino además para tener acceso a oportunidades de empleo con recomendaciones de amigos o familiares, quienes verdaderamente tengan confianza y credibilidad en el inmigrante.

La construcción de una “red social” que sea de verdadero apoyo para el nuevo inmigrante, puede tomar años y depende de factores como la edad, la personalidad e incluso los temas de interés del inmigrante. Por ejemplo, quienes son activos en alguna corriente religiosa, pueden relacionarse más rápidamente con personas que compartan las mismas creencias y recibir su apoyo.

4. Debilitamiento de la autoconfianza

La inseguridad que genera el no poder hablar con fluidez o no entender lo que le dicen es un motivo de ansiedad y a veces de frustración para el inmigrante, quien puede ver su autoconfianza debilitada en su proceso de adaptación.

Además el desconocimiento del sistema de transporte, trámites burocráticos y el sistema de salud hacen que muchos se sientan totalmente perdidos en el comienzo.

5. Recibir información telefónica confusa

Si recibir información telefónica en la lengua materna, con un sonido poco claro o una acelerada grabación, puede ser desesperante, en una lengua extranjera es mucho peor.

Tener acceso a información o un servicio por vía telefónica puede llegar a ser muy confuso para los nuevos inmigrantes en Israel. Cuando no se tiene dominio del idioma se necesita una enorme dosis de paciencia para repetir las llamas o esperar largos turnos en línea con la esperanza de ser atendido por alguien que hable claro.

6. Dificultades para recibir los servicios médicos adecuados

Aunque hay médicos de habla hispana en Israel, no todos los inmigrantes que los necesitan tienen acceso a ellos. Por esta razón recibir el tratamiento adecuado y oportuno a una dolencia puede llevar más tiempo de lo necesario.

Tener claridad del funcionamiento del sistema de salud en Israel es fundamental para el inmigrante.

7. Engaños por parte de empresas de servicios como telefonía y televisión

En Israel se puede tener acceso a los servicios de telefonía móvil, televisión e internet con mucha facilidad; no obstante, algunos vendedores no son claros al ofrecer los servicios o se aprovechan del poco dominio del idioma del cliente, quien termina pagando por algo que no pidió.

En muchos casos los representantes ofrecen beneficios gratuitos que resultan siendo cobrados cuando el cliente desea cancelar el contrato. Aunque esto les sucede también a los israelíes, un inmigrante será siempre una presa más fácil de embaucar.

8. Difícil acceso a trabajos bien remunerados

La búsqueda de un trabajo bien remunerado es complicada para quien comienza a adaptarse a Israel. Muchos inmigrantes profesionales quedan atrapados cuando comienzan su vida laboral en trabajos poco calificados y no buscan oportunidades en su campo mientras superan la barrera del idioma.

9. Encontrar una pareja y establecer una familia

Solteros de muchas partes del mundo llegan a Israel con la esperanza de casarse y formar una familia, especialmente con un israelí; sin embargo, debido a las diferencias culturales y luego de una larga búsqueda, muchos inmigrantes optan por formar sus familias con otro de su misma nacionalidad.

10. Adaptarse al carácter y mentalidad del israelí

Acostumbrarse al carácter fuerte y franco de los israelíes puede ser un reto para algunos, especialmente para los latinoamericanos cuyo trato amable y cordial es característico.

Toma cierto tiempo comprender la forma de ser israelí descrita por la analogía con el tzabar, término en hebreo para el fruto del cactus opuntia, espinosa por fuera pero dulce por dentro.

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios