Abriéndose camino hacia la universidad

Universidad de Tel Aviv. Foto: Wikipedia

El nivel académico de las universidades israelíes cuenta con un gran prestigio dentro y fuera del país gracias a los cruciales aportes que éstas han dado para contribuir a la solución de problemas y necesidades de Israel. La investigación y desarrollo llevados a cabo en las universidades israelíes han permitido el progreso de las industrias militar, agrícola y tecnológica, famosas a nivel mundial.

uniHebrew2
Universidad Hebrea de Jerusalén

En la clasificación mundial de las universidades que hace anualmente la Universidad Shanghái Jiao Tong, la cual se basa en criterios como premios nobel recibidos por miembros de sus facultades o número de artículos que sus investigadores publican en revistas de reconocimiento mundial, La Universidad Hebrea de Jerusalén se encuentra entre las cien mejores y La Universidad de Tel Aviv, El Instituto Weizmann, El Instituto Tecnológico de Israel o Technion, la Universidad Bar Ilan y la Universidad Ben Gurion se encuentran entre las 400 mejores del mundo.

Desde mi primer año de estadía en este país he escuchado de inmigrantes y nacidos en Israel una queja en común: “Es demasiado difícil entrar a estudiar un pregrado en las universidades israelíes”. Estas son muy exigentes en cuanto a los requerimientos de admisión, y carreras como medicina, odontología, ingeniería de sistemas, electrónica o eléctrica, son casi inalcanzables para la gran mayoría de los israelíes.
Para aspirar a entrar en una universidad de Israel es necesario, como en todos los países del mundo, presentar una serie de exámenes que el estado tiene reglamentados para evaluar el conocimiento de los jóvenes que finalizan la educación básica secundaria, denominada Tijon.

A diferencia de algunos países, los conocimientos son evaluados no con uno sino varios exámenes que en conjunto se denominan “Bagrut” y que consta de materias obligatorias como matemáticas, literatura, historia, lengua hebrea, una lengua extranjera (inglés o francés), educación cívica y conocimientos de Tanaj (Antiguo Testamento). Estos últimos no son obligatorios para las comunidades árabes. Entre las materias electivas están biología, química, física, ciencias de la computación, geografía, ciencias sociales, sicología y otra lengua extranjera.
Para algunas materias como matemáticas o historia existen varios tipos de exámenes con diferentes niveles. Dependiendo de la carrera de interés se toman las electivas y el puntaje total es un promedio ponderado de todos los exámenes realizados que puede llegar a un máximo de 120.

Para los nuevos inmigrantes, materias como matemáticas, física, química, electrónica y computación, historia, educación cívica y Tanaj tienen la opción de ser tomados en inglés, ruso, francés, español y amárico (lengua de la comunidad Etiope).
Pero además del Bagrut, las universidades también exigen el examen psicométrico que no mide en especial conocimientos sino inteligencia o agilidad mental y capacidad de razonamiento. Parte del cuestionario es obligatorio hacerlo en inglés. Este examen tiene como puntaje máximo 800 y también se puede tomar en inglés, español, ruso y francés sólo una vez al año; en hebreo es posible tomarlo dos veces al año.

Criterio de selección en las universidades

telAviv2Las universidades de Israel tienen como criterio principal para el ingreso a los programas de pregrado tanto el Bagrut como el examen psicométrico. Cada universidad tiene sus propios puntajes de discriminación pero en general son “terriblemente altos” para la gran mayoría de los estudiantes. La Universidad de Tel Aviv toma un promedio ponderado del Bagrut y el psicométrico. Por ejemplo, para ingeniería eléctrica y electrónica, carreras muy competidas en Israel, se requiere puntajes alrededor de 100 en Bagrut y 720 en psicométrico; para medicina con el mismo Bagrut se requeriría un puntaje mayor a 740 en el psicométrico además de pasar el examen de clasificación propio de la universidad. Estos requerimientos son prácticamente inalcanzables para muchos y por esta razón ingresar a la Universidad Hebrea, la Universidad de Tel Aviv o al Technion está fuera del alcance de la mayoría de los jóvenes israelíes y nuevos inmigrantes.
La Universidad Ben Gurion exige puntajes un poco más bajos, por ejemplo un estudiante con un puntaje de 90 en el Bagrut y 550 en el psicométrico puede aspirar a ser admitido en la mayoría de las ingenierías que ofrece esta universidad.

Otra posibilidad para la admisión es realizar los estudios en las preparatorias de las universidades o Mejiná, donde la enseñanza se centra en materias como física, matemáticas e inglés. El objetivo de algunas personas es superar sus calificaciones del Bagrut y la selección en tal caso se realiza con base en el promedio obtenido en la Mejiná y el puntaje del psicométrico.

Luchando por educarse

Ante las altísimas exigencias de las universidades, los estudiantes buscan ayudas a través de institutos de preparación privados, libros especializados o profesores particulares para tener mayores posibilidades de obtener buenos puntajes. Los costos de estos programas de entrenamiento son muy altos y muchos no tienen acceso a ellos.
Con este panorama, cualquiera pensaría que en Israel son pocas las personas con estudios profesionales, pero a pesar de que en general los israelíes consideran que las universidades exigen demasiado y que tienen muchos impedimentos para estudiar, estos no se dan por vencidos. Si no logran ingresar a la carrera que quieren en ninguna universidad, muchos buscan hacerlo en otros países donde trabajan y estudian a la vez.
Otros recurren a las Mijlalot o centros de educación superior autorizados por el gobierno, donde solo se pueden estudiar pregrados y algunas especializaciones. Algunos de estos centros de estudios son incluso más costosos que las universidades y también son muy competidos.

El estado, a través de las universidades, considera que solo las personas con inteligencia y cualidades superiores pueden aspirar a la mejor educación y formar parte de las investigaciones más importantes para el país. Algunos pueden considerar esta posición como inhumana y discriminatoria, pero en opinión de otros, es una manera de garantizar la existencia y progreso de Israel ante las amenazas y retos que enfrenta y enfrentará a lo largo de toda su historia.

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios

  • Orión querida, he visto la evolución de tu página, dejas huella en cada uno de tus relatos.
    Este me llama la atención especialmente. Israel es un pueblo que ha sufrido grandes luchas desde el inicio de su historia, tal vez sea por eso que se ha endurecido tanto, en lugar de sensibilizarse. Me ha impresionado leer que buscando la excelencia académica (así lo siento) realiza una discriminación con su propia gente y la obliga a buscar alternativas fuera de su tierra. Curioso porque fue precisamente la discriminación, una búsqueda de la raza superior, la que desató tantas atrocidades durante el holocausto que vivieron en manos de los Nazis… Buscan la excelencia sin ver que todos los seres humanos somos excelentes, cada quien es especial en un campo particular, ¿en dónde está el equilibrio? Si no eres excelente, no eres digno de pertenecer a tu pueblo… ¡qué fuerte!
    Me gustan tus entradas. Gracias por compartir tus expereiencias.
    Peregrina.

  • El panorama sobre la educación superior es expuesto de una manera concreta y práctica en este post. Quizás en una próxima entrada pueda abordarse el tema de la educación primaria y secundaria en donde sé que los israelíes tienen importantes fortalezas.

  • Anita

    Sumercé linda aprecio montones ir abriendo mis ojos a conocer esa cultura tan fascinante en medio de la cual están. Gracias.
    Sigo tus relatos cada vez.
    Cariños, Anita.

  • Redpill… sí, es bien sabido que Israel tiene un sistema de educación para sus niños y jóvenes de primerísimo nivel, es por eso que me llama tanto la atención que los jóvenes luchen y se encuentren ante un panorama tan difícil como plantea Orión en esta entrada. Probablemente los lugares en las universidades israelíes también estén limitados… en países latinoamericanos en donde las plazas universitarias son escazas e insuficientes lo entiendo pero me viene difícil entender la situación en un país como Israel. Como dicen en Italia: “Tutto il mondo è paese”
    Buena fortuna,
    Peregrina.

  • cAROLINA

    Hola yo tengo solo una duda tu mencionas carreras como ingenieria matematicas fisica etc. pero queiro saber cosas como pedagogia infantil las artes los disenos las humanaidades que grado de complejidad hay para estudiarles o no existen…

    CARO

  • carmen

    hola como puedo saber si alguien posee la titulación de ingeniero electrico en torno al año 1980
    gracias

  • Franklin

    SOY PERUANO Y QUIERO ESTUDIAR A DISTANCIA EN LA UNIVERSIDAD DE JERUSALEN

  • Magui

    Hola!
    Excelente articulo!
    Me gustaria pregunta si hay posibilidades que termine mi carrera de Medico en Israel.
    Termine mi 5to semestre de 8 en Tijuana, Mexico.. y me di de baja definitiva; pero tengo doble nacionalidad, Mex y USA.
    Hablo los dos idiomas y se un poco de Ruso que aprendi en la Preparatoria y Aprendo actualmente hebreo…
    Me gustaria mucho terminar alli en Israel…

    Muchas gracias!