Diez consejos para alquilar vivienda en Israel

El portal en hebreo Mishpati dedicado a los temas legales y jurídicos, consultó a cinco abogados especialistas israelíes en el tema de contratos de alquiler, para que dieran su opinión acerca de los puntos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de tomar en alquiler un inmueble y elaborar el contrato. Estos son los diez consejos más destacados para alquilar vivienda en Israel.

1. Reconocimiento del inmueble: Es importante incluir en el contrato una cláusula donde se describan detalladamente las características de la vivienda, el bloque en el que se encuentra, dirección, piso, número de habitaciones, zonas de parqueo o almacenamiento y todos los muebles o electrodomésticos que se incluyan en la vivienda.

Se debe además hacer una descripción del deterioro o daños presentes en el inmueble al momento de la firma del contrato.

2. Propósito del alquiler: Debe incluirse en el contrato el propósito de alquiler del inmueble, comercial, para vivienda, etc.

alquiler en Israel 3. Verificación de pertenencia del inmueble: Se debe verificar que quien da en alquiler el inmueble es el verdadero dueño de este y que no existen impedimentos legales para su arrendamiento. Este punto debe incluirse explícitamente en el contrato.

4. Período de arrendamiento: Es aconsejable incluir en el contrato un parágrafo que permita al inquilino prolongar el período de arrendamiento con previo aviso al dueño del inmueble. Se debe verificar que esté especificado el valor del alquiler y demás condiciones que deberá cumplir el inquilino en el período adicional.

5. Posibilidad de salida anticipada: En muchos casos el arrendatario se ve obligado a dar por terminado el contrato antes del período acordado, por esta razón es muy importante que exista en el contrato una sección en la cual se permita la salida anticipada del inquilino y se especifique el costo por terminar el contrato antes de lo pactado.

Otra posibilidad es que se le permita al inquilino conseguir un arrendatario de remplazo con previo aviso al arrendador.

6. Reparación de fallas o daños en la vivienda: La mayoría de los desacuerdos entre el arrendatario y el dueño del inmueble giran en torno a quién es el responsable de los arreglos en la vivienda, por lo tanto este asunto debe especificarse de manera clara e inequívoca en el contrato.

Por lo general el dueño es el responsable de reparar los daños que se derivan del uso regular y razonable del inmueble (obstrucciones y fugas en tuberías, daños en la infraestructura eléctrica, agrietamiento y humedad en las paredes) además del mantenimiento de las instalaciones permanentes de este. El inquilino es responsable del arreglo de pequeños daños que requieren pronta solución o daños que se generen por  mal uso del inmueble.

Se debe especificar en el contrato un mecanismo que permita al arrendatario el arreglo de daños urgentes pero que son responsabilidad del arrendador, garantizando la devolución del dinero o la deducción de este del valor del alquiler.

alquiler de vivienda7. Sanciones: Algunos propietarios suelen estipular en el contrato sanciones por el más mínimo incumplimiento de las condiciones de este. Es muy importante leer con detenimiento estas  secciones y asegurarse que también hayan sanciones para el propietario en caso de que este incumpla.

8. Impuestos y mantenimiento: Es recomendable que en el contrato quede por escrito la obligación que tiene el dueño de liquidar todos los pagos o impuestos que le corresponden a los propietarios de bienes raíces en Israel. Los gastos de mantenimiento de edificios o zonas comunes corren por cuenta del inquilino.

9. Impuesto al uso de la vivienda: Se recomienda que el arrendatario  tramite y pague personalmente la “arnona” o impuesto municipal al uso de la vivienda. Si lo hace a nombre del propietario, como en algunos casos este lo exige, se pueden perder descuentos que otorga la municipalidad o alcaldía para los nuevos inmigrantes, soldados, personas discapacitadas etc.

10.  Total ccomprensión del documento:  Para todos los extranjeros que no dominen la lengua hebrea, es indispensable la asesoría de un abogado o persona cercana que sirva de soporte para la total comprensión de todo lo que se incluye en el contrato. El propietario no puede ejercer presión para la pronta firma del contrato, si el arrendatario no entiende o tiene dudas del contenido de este.

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios