Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel

Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel
Decoración del café Basma, en Yafo - Tel Aviv, uno de los proyectos de Clara Regen

Luego de terminar sus estudios en el 2006, Clara Regen, diseñadora y arquitecta, en ese entonces con 35 años, decidió aceptar la oportunidad ofrecida por el gobierno israelí para realizar una pasantía, aprovechando que su hermana ya se encontraba en Israel desde hace unos cuantos años.

En la ciudad donde residía, Salta en Argentina, Clara fue muy activa dentro de la comunidad judía, lo que le permitió enterarse de las oportunidades ofrecidas por la Agencia Judía, la cual le consiguió trabajo en un estudio de arquitectura en Tel Aviv durante cuatro meses.

Aunque sus conocimientos del idioma hebreo eran pocos, Clara tenía un excelente nivel de inglés que le permitió desenvolverse  muy bien en su trabajo, a tal punto que su jefe en Israel le pidió que se quedará dos meses más y al cabo de estos le sugirió que inmigrara del todo al país.

Luego de regresar a Argentina para hacer los trámites de la aliá (inmigración a Israel), Clara volvió a Israel en octubre del 2007, pero no llegó a ningún centro de absorción sino directamente a la casa de su hermana. Cuando regresó a su trabajo como nueva inmigrante, Clara relata que su jefe la recibió con un ramo de flores y le dijo: “A partir de este momento solo te voy a hablar en hebreo”.

Ya que entendía tan sólo un poco el hebreo, al principio fue muy difícil para Clara enfrentarse a su trabajo, mientras estudiaba el idioma en el ulpán Gordon, una de las escuelas de hebreo más reconocidas en Tel Aviv, ubicado justo al frente de la oficina donde ella trabajaba.

Para ser aceptada como ciudadana israelí ante el ministerio del interior, Clara tuvo muchas dificultades, ya que en un principio sus documentos fueron rechazados, lo que le costó muchas lágrimas, una gran inversión de tiempo y dinero para traducir de nuevo sus documentos en Israel.

En su proceso de adaptación, la arquitecta argentina afirma que aunque no tuvo problemas en el plano laboral, fue difícil para ella acostumbrarse al carácter explosivo de los israelíes. Al respecto comentó:

“No me caía bien el hecho de que te gritan y a los dos segundos te dicen ven y vamos a tomar un café…no le hablé a mi jefe durante dos semanas, hasta que el cayó en cuenta que era porque me gritó. Eso me costó lágrimas.”

Clara reconoce que el temperamento de los israelíes la hizo pensar en regresar a Argentina, pero cuando aprendió a tratar a los demás como se acostumbra en el país, poco a poco fue adaptándose más rápidamente, proceso que le llevó cerca de cuatro años, aunque hoy en día Clara afirma, su adaptación continúa.

Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel
Interior del café Basma, en Yafo – Tel Aviv. Fuente: clararegen.com

Otro aspecto que tuvo que superar la arquitecta argentina, fue su vergüenza de cometer errores al hablar hebreo, sobre este tema comentó:

“Soy una persona muy exigente y pensé ‘no voy a hablar hebreo hasta aprenderlo bien’, pero es imposible.”

Después de trabajar por dos años en el estudio de arquitectura en Tel Aviv, Clara pasó por un período difícil de seis meses buscando trabajo a través de los sitios en internet convencionales y los especializados para arquitectos y diseñadores, pero sólo logró encontrarlo a través una compañera de su trabajo anterior, quien le recomendó ir a una empresa de aluminios donde necesitaban a un arquitecto y de inmediato la aceptaron.

Encontrando pareja y estableciendo una familia

A pesar de la desconfianza que le causaban los portales en internet para buscar pareja estable, Clara fue convencida por su hermana para suscribirse a JDate, portal especializado en la búsqueda de pareja dentro de la comunidad judía. Contando con mucha suerte, a los pocos días Clara fue contactada la primera vez por el israelí que más adelante se convertiría en su esposo.

Luego de un noviazgo con algunos tropiezos por las diferencias de carácter, la arquitecta y diseñadora se casó en el año 2010 y a principios del año siguiente tuvo su primero y único hijo, con quien se ha esforzado para que también hable el español como lengua materna.

Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel
Clara junto a su hijo Noam

La numerosa familia de su esposo también aceptó con calidez la forma de ser espontánea de Clara, quien desde un principio se sintió bien recibida. Desde su experiencia vivida ella comentó acerca de la reacción de algunos israelíes cuando se encuentran con un latino: “…los israelíes se mueren cuando abrís la boca y te escuchan el acento, se derriten…”

Trabajando como arquitecta independiente

Tomar la decisión de trabajar como independiente, no fue fácil para Clara Regen, ya que hay un número bastante grande de arquitectos en Israel, y ganar reputación no es nada sencillo. La mayoría de sus clientes llegaron a través de contactos y de un contratista con el que ella trabajó.

Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel
Borrachos Bar, otro de los proyectos de Clara Regen, que incluye en su decoración caricaturas en español

Actualmente la arquitecta latinoamericana hace uso del poder de las redes sociales como Facebook para darse a conocer y publicitar su trabajo, sin embargo ella afirma que no es fácil ser independiente ya que no siempre se tienen proyectos y cuando se logran conseguir, el tiempo invertido para publicitarse se reduce.

Con la decisión de aprender lo mejor posible el idioma y adaptarse rápidamente a la sociedad israelí, Clara decidió no tener demasiado contacto con la comunidad latina, impulsada por la convicción de que para ser ciudadano israelí hay que involucrarse verdaderamente con los israelíes.

En cuanto a su valoración como profesional, Clara no se ha sentido discriminada por ser latinoamericana, de hecho considera que su personalidad latina es recibida con mucho agrado cuando se relaciona con sus clientes.

Diseñadora y arquitecta latinoamericana, compartió su historia de vida en Israel
Interior del restaurante Dita en Tel Aviv. Fuente: clararegen.com

Para quienes estén interesados en venir a vivir a Israel, la diseñadora y arquitecta aconseja no abandonar el estudio del hebreo, por difíciles que sean las circunstancias económicas y emocionales, ya que es una condición indispensable para una buena integración al país.

A quienes desean trabajar como arquitectos y diseñadores en Israel, Clara les recomienda ir preparados para el trabajado duro, sin pasividad, siendo muy puntuales con los horarios y responsables con las obligaciones.

De Argentina, Clara Regen extraña tomar mate con sus amigos,  las empanadas de carne y a sus padres, quienes por el momento no están interesados en vivir en Israel.

Resumiendo su historia de vida en Israel, Clara comentó:

“No es fácil… el que viene acá tiene que venir seguro de que lo hace por amor a la tierra de Israel y tiene que estar listo para recibir el sueldo, pero también para recibir misiles. No salir corriendo del país cuando caiga el primer misil. Uno se hace ciudadano israelí para lo bueno y para lo malo.”

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios