Museo del Holocausto Yad Vashem, mucho más de lo que te imaginas. Seis razones para visitarlo

Museo del Holocausto Yad Vashem

El Museo del Holocausto Yad Vashem, ubicado en la Colina del Recuerdo al suroeste de Jerusalén, es mucho más que un lugar dedicado a preservar en la memoria de la humanidad un capítulo tan oscuro de su historia reciente en el que millones de personas perdieron la vida: el genocidio llevado a cabo por los nazis.

Yad Vashem es en realidad un gran centro conmemorativo donde el Museo del Holocausto es tan sólo una fracción de lo que hay en un gran espacio de 100 hectáreas. Allí también se encuentran  otros museos, bibliotecas, exhibiciones artísticas y centros de investigación, en su mayoría de libre acceso al público.

Las personas con ancestros que sufrieron en carne propia los horrores del genocidio nazi, en especial aquellos con raíces judías, tienen razones emocionales para visitar Yad Vashem, ya que el holocausto o Shoá, como se dice en hebreo, hace parte de su historia familiar. Las siguientes son algunas de las razones por las cuales visitar el gran complejo de Yad Vashem, sin importar si se tiene o no alguna relación directa con el genocidio.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Pilar del heroísmo donde está escrito: “A los que santificaron a Dios, a los rebeldes de los guetos, a los combatientes de los bosques, a los insurgentes en los campos, a los combatientes en la clandestinidad, a los soldados en los ejércitos, a los que salvaron a sus hermanos, a los valientes que llegaron a la tierra de Israel héroes fuertes y rebeldes, a ellos por la aternidad”.

1. Entender los orígenes históricos del holocausto y el gran poder de la propaganda nazi

Para muchas personas, judías y no judías las razones históricas del holocausto son prácticamente desconocidas. En las primeras salas del museo, se explica claramente cómo la poderosa propaganda surgida en la Alemania nazi logró promover el antisemitismo y odio hacia los judíos, así como la aversión hacia grupos étnicos como los gitanos o el desprecio por los discapacitados.

Los visitantes encontrarán muestras de libros infantiles, posters, caricaturas y hasta juegos evidentemente antisemitas los cuales inundaron la sociedad Alemana antes y después de la llegada de Hitler al poder.

A la entrada de una de las primeras salas del museo se encuentra la frase del escritor alemán de origen judío Kurt Tucholsky: “Un país no es sólo lo que hace, sino también lo que tolera”.

2. En Yad Vashem se encuentra el archivo de documentos sobre el holocausto más grande del mundo

En este museo, como en ninguna otra parte del mundo, se encuentra el más grande acervo de historias y datos personales o familiares que documentan el sufrimiento de las víctimas y sobrevivientes del genocidio.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Parte superior de la gruta que conforma el Memorial a los niños muertos en el holocausto. Sus vidas truncadas a diferentes edades se representan con columnas rotas de diferente altura.
Museo del Holocausto Yad Vashem
Muro del recuerdo en la Plaza del gueto de Varsovia, formado por dos esculturas en un muro de ladrillo

Museo del Holocausto Yad Vashem

Con fotos originales, impactantes testimonios de sobrevivientes que viven o vivieron en Israel y cientos de objetos personales de las víctimas, se narra la vida de los judíos, desde su aislamiento en los guetos hasta su confinamiento en los campos de concentración y asesinato masivo.

En el museo están a disposición de los visitantes audio guías  en varios idiomas, incluido español, que permiten entender con mayor facilidad la narración de los hechos desplegados cronológicamente a través de nueve salas subterráneas.

3. Las bellas obras de arte y fascinante arquitectura con la que se honra la memoria de las víctimas

A lo largo de todo el complejo de Yad Vashem,  por fuera del museo, se pueden apreciar numerosas esculturas y manifestaciones artísticas de notable belleza y conmovedor significado, con las que se honra la memoria de las víctimas y héroes que combatieron contra los nazis o arriesgaron sus vidas para proteger y salvar a muchos judíos.

El Memorial de los niños, la Cripta del recuerdo, el Monumento a los combatientes judíos y partisanos y el Muro del recuerdo, son algunas de las obras inmersas en la bella arquitectura y en los numerosos bosques del complejo.

Museo del Holocausto Yad Vashem
En la Cripta del recuerdo una llama arde constantemente junto a una lápida debajo de la cual se encuentran cenizas provenientes de los campos de exterminio. En el piso se leen los nombres de todos los lugares de Europa donde se confinaron y masacraron a los judíos.

Además, en Yad Vashem se destinó un museo exclusivo para las obras de destacados artísticas judíos que realizaron parte de sus creaciones durante su penosa vida en los guetos y campos de concentración.

Aquellos que tienen la oportunidad de recorrer el complejo se encontrarán además  con una vista inolvidable de Jerusalén y podrán disfrutar de los bosques y jardines en honor a los héroes no judíos.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Escultura en memoria de los 7000 prisioneros que fueron obligados a caminar durante días enteros en la Marcha de la Muerte de abril de 1945 desde el campo de concentración en Dachau.
Museo del Holocausto Yad Vashem
Torah, escultura en bronce de Marcelle Elfenbein Swergold, otra de los numerosas obras en medio de los bellos jardines de Yad Vashem.
Museo del Holocausto Yad Vashem
Entrada a la Cueva del recuerdo, donde se encuentran numerosas placas donadas por los familiares de cientos de víctimas que perecieron en los campos de exterminio.

4. Escuchar las respuestas a algunas de las preguntas más difíciles que han surgido en torno al holocausto

En Yad Vashem los visitantes que deseen ir más allá de los hechos históricos y conocer las respuestas a algunas de las preguntas de carácter filosófico, religioso y social que surgieron con el holocausto, lo podrán hacer en el Centro de Aprendizaje del complejo, donde a través de medios audiovisuales se responde a preguntas como ¿dónde estaba Dios cuando ocurrió el holocausto? ¿Por qué entre los numeroso genocidios de la historia, el holocausto nazi es tan importante? ¿Cómo cambiaron los conceptos del bien y el mal después del holocausto?

Religiosos, filósofos, historiadores y humanistas, dan respuestas a éstas y otras preguntas, explicando por qué luego de la Segunda Guerra Mundial se transformaron las definiciones y los conceptos de términos como derecho y crimen.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Escultura que simboliza a los partisanos o guerrillas que combatieron contra las tropas nazis. Sus aliados eran los árboles de los bosques donde se escondían.
Museo del Holocausto Yad Vashem
Monumento a los combatientes judíos y partisanos
Museo del Holocausto Yad Vashem
El gobierno de Polonia donó a Israel uno de los vagones en los que millones de judíos fueron transportados como animales en un terrible e insoportable hacinamiento hacia los campos de exterminio.
Museo del Holocausto Yad Vashem
Escultura de Naftali Bezem titulada “Del holocausto al resurgimiento” donde en cuatro etapas se ilustra la incineración de los judíos, su resistencia con pocas armas, la inmigración a Israel y las nuevas generaciones de judíos.

5. Encontrar historias de bondad y solidaridad en medio del odio enfermizo y la crueldad

Afortunadamente Oskar Schindler no fue el único personaje que se arriesgó para salvar la vida de muchos judíos del exterminio nazi. Aunque su historia es la más conocida, principalmente por la película “La lista de Schindler”, las historias de otros héroes de diferentes nacionalidades, presentadas en el museo, también son conmovedoras e impactantes.

Guiados por su sentido humanitario y notable solidaridad, ciudadanos no judíos de Alemania, Francia, Polonia, España y otros países, decidieron clandestinamente refugiar y proteger a muchos judíos pese al peligro de ser ejecutados por traición.

En el museo y sus jardines se hace un especial homenaje a los llamados “Justos de las Naciones” quienes son un ejemplo de que es posible tener una actitud justa y solidaria aunque esto signifique ir en contra de las corrientes de pensamiento e ideologías imperantes.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Sendero de los Justos entre las naciones a lo largo del cual se sembraron árboles en honor a las personas no judías que protegieron y ocultaron a judíos. Foto: Avishai Teicher
Museo del Holocausto Yad Vashem
Escultura en honor al médico y pedagogo judío Janusz Korczak cuyo nombre real era Henryk Goldszmit. En su natal Varsovia se hizo cargo del orfelinato del gueto donde cuidó a cientos de niños. Korczak y los pequeños murieron en el campo de exterminio de Treblinka.

6. Vivir una experiencia conmovedora e inolvidable en Israel

Para muchas personas en el mundo la historia del holocausto es tan ajena a sus vidas como el genocidio de la Inquisición, pero estando en Israel no se puede desaprovechar la oportunidad para percibir con mucho realismo un hecho histórico que ocurrió hace aproximadamente 75 años. Este es poco tiempo teniendo en cuenta que aún viven personas que fueron testigos del genocidio.

Visitar el museo es una experiencia que conmueve enormemente los corazones de muchos y su detallada explicación de los hechos lo hace inolvidable. Además, resulta interesante ver a soldados, jóvenes y adultos israelíes visitando el complejo, ya que gran parte de ellos pueden estar allí gracias al valor de sus antepasados sobrevivientes.

Museo del Holocausto Yad Vashem
Un grupo de soldados israelíes visitando el complejo conmemorativo de Yad Vashem con una guía.

(Lea también: Fascinante exposición en el Museo de Israel relata la historia entre los egipcios y cananeos)

La entrada al museo es gratuita, pero las audio guías y el mapa del complejo sí tienen costo. Quienes deseen recorrer todos los lugares de Yad Vashem y ver con detenimiento los detalles de los museos, deben ir preparados para estar al menos seis horas en el complejo.

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios