Vivir del arte en Israel

Zipi Mor, acriz y comediante israelí

Cuando un joven manifiesta a sus padres que quiere ser artista, la reacción inmediata de ellos es por lo general de preocupación y le advierten a su hijo que el arte no es una profesión. Esto le sucedió a Zipi Mor, actriz, comediante y artista israelí que comenzó su vida profesional en los años setenta cuando tenía 20 años interpretando a varios personajes en series de televisión muy populares para niños entre las más destacadas “Un momento con Dodley” y “La casa de Fistuk”.

Zipi nació en Haifa de padres rumanos que llegaron a Israel después de sobrevivir al holocausto nazi.

Hablamos con Zipi y su esposo Koby acerca de lo que es vivir de la comedia y el arte en Israel, y sobre su percepción de los latinoamericanos que ha conocido.

En la actualidad Zipi hace parte de tres obras teatrales para niños, una presentación de comedia stand up y tiene una empresa de decoración para eventos con globos.

Le preguntamos a Zipi acerca de los temas de su comedia y acerca de qué se ríen los israelíes. Para ella las imitaciones de los acentos y el carácter de las personas que provienen de diferentes partes del mundo divierten mucho a los israelíes, también las situaciones cotidianas del día a día y las vivencias personales de Zipi son tema de sus rutinas. Además Israel es uno de los pocos países del medio oriente donde hay libertad para la sátira política e incluso la sátira en temas religiosos que son muy álgidos en el país.

Zipi Mor en su juventud
Zipi Mor en su juventud

Vivir del arte en Israel no es fácil, Zipi comenta que los actores israelíes como en muchos lugares del mundo, toman varios trabajos o deben realizar otras actividades como dictar clases de actuación o un negocio propio con flexibilidad de tiempo.

Las dificultades que enfrenta el artista israelí, son en general las mismas que debe enfrentar un artista en cualquier otro lugar del mundo, debe encontrar la manera de convencer para vender sus creaciones, especialmente en el caso de las artes manuales.

Zipi y su esposo ponen a producir su creatividad a través de la decoración con globos, negocio que depende de las recomendaciones que sus clientes hacen así como de las conexiones que han hecho a largo de su carrera artística.

En épocas en las cuales Zipi no participa en presentaciones, ha tenido que recurrir a su creatividad y elaborar pinturas o artesanías que ella misma vende.

Zipi ha dictado en varias ocasiones cursos de actuación para nuevos inmigrantes, que aunque no dominaban el hebreo conocían la traducción de los libretos y los aprendían de memoria. Para un actor extranjero su acento puede ser un obstáculo a menos que trabajen en ello.
Para los extranjeros que deseen entrar en el mundo del arte en Israel y quieran hacer contactos y conocer gente, Zipi recomienda dirigirse a la Asociación de Artistas Israelíes (emi איגוד אמני ישראל) http://www.emi.org.il dónde hay un departamento para los actores Olim Jadashim o nuevos inmigrantes dónde es posible hacer contactos y buscar oportunidades para mostrar sus habilidades artísticas.

Particularmente en Israel la música y el cine son para Zipi las artes más fuertes en el país, el teatro es fuerte principalmente en el centro y Tel Aviv.

Zipi recuerda una obra teatral con la participación de varios extranjeros entre ellos el actor argentino Boris Rubaja, quien enseña actuación en Israel y además de dirige un teatro para los hispanohablantes.

De acuerdo con su experiencia, ella describe a los artistas latinoamericanos como gente muy cordial, ella comenta: “incluso cuando se enojan, se retiran en silencio del escenario se calman y luego retornan al ensayo, son muy corteses. En el trabajo dan mucho de sí, ha sido muy agradable y divertido trabajar con latinoamericanos, son muy gentiles y refinados en el trato”.

Para ella es fundamental buscar involucrarse con otros artistas y desde su punto de vista los israelíes aprecian mucho a los latinos porque transmiten una “magia especial” por su lengua romántica, su alegría, su música y la influencia de las telenovelas.

Zipi y Koby, decorando con globos
Zipi y Koby, decorando con globos

En la actualidad Zipi y Koby estudian español ya que al igual que muchos israelíes, lo consideran el idioma de la alegría.

En los años noventa esta artista israelí vivió una de sus épocas más difíciles en su trabajo ya que debido a los atentados terroristas que hubo en las épocas de fiesta, todas las presentaciones teatrales fueron canceladas sin recibir ningún pago, aunque posteriormente le pedían que se presentara gratuitamente a lo que ella no podía decir no. Sin embargo Zipi afirma que un verdadero artista no puede dejar de serlo a pesar de las dificultades.

En la actualidad ella considera que aunque hay mucha competencia para obtener reconocimiento, también hay muchos más medios para darse a conocer, como los reality shows que son muy fuertes en Israel o Youtube.

Zipi recomienda a aquellos que quieren vivir del arte en Israel, además de buscar conexiones, adquirir un seguro de pensión en especial si son artistas jóvenes que, según ella, piensan su juventud estará por siempre y cuando llega la vejez se encuentran con las manos vacías.

Más artículos relacionados

Deja tu opinión

comentarios