Archivo de la etiqueta: emigrar a Israel

Del kibutz a la ciudad: historia de un nuevo comienzo en Israel

Kiriat Shmona. Foto: Wikipedia
Kiriat Shmona

“Cada quien habla de la fiesta, según cómo le va”, dice un coloquial refrán. Mientras algunas personas no han podido superar el proceso de adaptación en Israel, otras han recorrido un camino difícil pero han logrado amoldarse a las condiciones culturales y económicas del nuevo país que los acoge.  La historia de  Adriana Dargoltz y su familia es el típico ejemplo de quienes tienen un duro comienzo en el ambiente aislado de un kibutz y luego se abren paso en las ciudades israelíes.

Adriana  llegó a Israel con su esposo y su hija de 10 años el 30 de diciembre de 2002, dejando atrás a sus hijos de 18 y 19 años en Argentina. Decidieron hacer aliá buscando un mejor futuro para sus hijos y un lugar más seguro para vivir.

Sigue leyendo

Estadísticas de población para Israel: Llegando a los 8 millones

Evento multitudinario en Tel-Aviv. (Foto: T in Tel Aviv - http://www.tntelaviv.com)

Nuevo año, nuevas cifras. El 2012 empieza con los interesantes datos suministrados a través del informe anual de la Oficina Central de Estadísticas, en el cual se destaca que la población israelí está próxima a alcanzar la línea de los 8 millones. El estimativo del ente gubernamental, luego de la última encuesta de fin de año (diciembre 2011) dice que los israelíes suman 7,8 millones de personas, algo que si bien es significativo y va en aumento, es relativamente pequeño comparado con ciudades de alto número y densidad poblacional. Una capital latinoamericana como Bogotá, por ejemplo, alberga un número ciudadanos equivalente a toda la población de Israel.

Volviendo a los datos revelados por el informe, algunas cosas no han cambiado mucho en la composición de la población israelí. Casi seis millones de personas (75,3%) son judíos, es decir, poco más de las tres cuartas partes del censo. El segundo lugar de este escalafón demográfico lo ocupan los ciudadanos árabes, quienes con 1.6 millones alcanzan el 20,5% . En el 4,2% restante se diluyen cristianos de diferentes vertientes y personas de origen o filiación no determinada por la oficina que llevó a cabo este estudio.

Durante el 2011 el crecimiento demográfico fue de 1,8%, cifra a la que contribuyeron más de 166.000 bebés nacidos el año pasado y al menos 17.500 inmigrantes que arribaron legalmente al país.

0 words, 0 letters
2 words, 7 letters

La vida en un extremo de Israel

eilat
Eilat. Foto: Wikipedia

Cecilio y  Sonia son una pareja de argentinos que se conocieron en su juventud pero sólo después de 10 años lograron reunirse para casarse y  vivir en la ciudad costera de Eilat.

Eilat – Israel

Este año cumplieron cinco años de casados y para Cecilio también han sido cinco años viviendo en Israel.  Sonia inmigró primero junto con su padre hace catorce años  dejando en Argentina a Cecilio quien luego viajo a  España y vivió allá por cinco años sin olvidarse de Sonia.

Cecilio decidió que se reuniría nuevamente con Sonia, para lo cual solicitó la visa de turista y así entrar en Israel. Una vez juntos, se casaron e iniciaron el proceso para la legalización del estatus y la adquisición de la ciudadanía para Cecilio.

Aunque en su adolescencia Sonia se opuso a viajar a Israel por no separase de Cecilio, tuvo que seguir los pasos de su familia y vivir nueve años en Nazaret Ilit.  Ella tenía previos conocimientos de hebreo que estudió en Argentina, sin embargo los primeros años fueron difíciles y sufrió de depresión principalmente por estar alejada de quien tanto amaba.

Cuando Cecilio llegó a Israel no tenía ningún conocimiento del idioma, “Al principio me defendía con el inglés, pero en la actualidad se me dificulta hablarlo porque cuando aprendes otro idioma todo se complica más. El hebreo en ese entonces me parecía rarísimo, pero cuando comencé a trabajar ahí fue cuando empecé a aprender el idioma. Me hubiera gustado estudiar el hebreo antes de venir, en la actualidad lo hablo pero no lo escribo.”

Sigue leyendo

Dejándolo todo atrás

Ma'ale Adumim
Ma'ale Adumim. Foto: Wikipedia

Daniel y Marina provenientes de Argentina, llegaron a Israel en diciembre de 2002 con sus hijas de 2 y 8 años en ese entonces.

Daniel trabajaba como profesor de computación en una  escuela secundaria y Marina para el ministerio de salud como obstetra. En la actualidad viven en una pequeña población cercana a Jerusalén llamada Ma’ale Adumim.

Ma’ale Adumim- Cisjordania. Ciudad donde residen actualmente Daniel y Marina

Las personas que vivían en provincias de Argentina y estaban interesadas en ir a vivir en Israel, eran reunidas en los centros comunitarios donde un  Sheliaj, que es el representante de la agencia Judía, daba una charla acerca de las posibilidades de trabajo y comparaba entre la situación de Israel y Argentina en aquel tiempo.

Sigue leyendo

Llegando a Israel

La barrera española

En el año 2005 mi esposo y yo decidimos hacer el proceso de inmigración o Aliá hacia Israel, idea que se concreto en Julio de 2006 cuando comenzamos un recorrido que hasta hoy continúa. El viaje desde nuestro país natal hacia Israel no fue nada fácil, primero por los problemas generados por la huelga en la que se encontraba Iberia en la época del viaje y segundo por nuestra nacionalidad. Desafortunadamente no teníamos la opción de escoger la aerolínea que está previamente establecida por los agentes migratorios.

Cuando llegamos al aeropuerto de Barajas en Madrid, después de un vuelo de once horas, todo parecía normal. Al llegar al punto donde se autorizan los vuelos de conexión había una fila relativamente corta de unas ocho personas y en el punto de paso donde se hace la requisa de pasajeros antes de ingresar a las salas de espera no había fila.

Aeropuerto de Barajas - Madrid
Aeropuerto de Barajas – Madrid

Llegamos a España un poco retrasados y contábamos con un poco más de 45 minutos para tomar el vuelo de El Al (aerolínea más importante de Israel) rumbo a nuestro destino final. Pero debido a la huelga de Iberia los funcionarios estaban en plan tortuga, la espera en esa corta fila se hizo interminable y terriblemente angustiante porque el temor de perder nuestro vuelo se hacía cada vez mayor. Después de más de veinte infinitos minutos y aún en fila, llegó de repente una estampida de pasajeros que superaban las 100 personas a la zona de requisa lo que incremento aún más nuestra angustia, entonces yo decidí pasarme a esa otra fila mientras a mi esposo le autorizaban el transbordo.
Faltando diez minutos para abordar, mi esposo fue atendido pero delante de mí había alrededor de cincuenta personas. Con el corazón a punto de estallar decidimos pedirle a uno de los policías que nos permitiera pasar antes porque nuestro vuelo estaba a punto de salir; él nos dijo en un tono despectivo ¨ Ese es su problema no el mío, pásense por encima de los demás si quieren¨. Después de pasar a regañadientes la requisa, mi esposo se dio cuenta de que había perdido los pasaportes y como solo había escaleras eléctricas de bajada, en medio de la desesperación nos devolvimos por las mismas escaleras, mi esposo tropezó y se lastimó las piernas. Nuestra angustia era tan grande y evidente que el mismo policía que nos trató como sudacas basura nos ayudo dejándonos pasar y nos quiso infundir calma. Le dije a mi esposo que tal vez no le habían devuelto los pasaportes en el punto de registro de la aerolínea y en los minutos en los que se fue a buscarlos pasó por mi cabeza que íbamos a terminar en una cárcel española, maltratados por ser latinos indocumentados para luego ser deportados.

Sigue leyendo