Mercado Talpiot en Haifa

Una de tantas muestras de la diversidad cultural de la ciudad.

Algunos meses atrás tuve una conversación con un conocido  acerca del trato y las relaciones interpersonales que hay en ciertos ambientes de trabajo. Según él, en una cadena de tiendas o un negocio que ofrece algún tipo de servicios, el trato entre empleados es y  debe ser más amable y cordial que en empresas que se dedican solo a la producción, ya que  para vender es necesario proyectar también una imagen de cordialidad que a su vez se refleja en el trato entre empleados.  A nivel de producción, el trato esclavista que reciben los trabajadores genera a  la vez una tensión permanente y un trato poco amigable entre ellos.

Tal vez, este punto de vista sea cierto en teoría, sin embargo en la práctica y desde mi día a día en este país he notado que los israelíes son poco dados a maquillar su carácter de acuerdo con las exigencias del mercado. Como es de esperarse, hay de todo tipo de personas en todas partes, pero la calidez sincera  o el trato empalagoso  o zalamero son generalmente fáciles de percibir porque la mirada y ciertas actitudes de las personas también hablan por ellas.

Sigue leyendo

Caminando por Israel II

Desde la semana de nuestra llegada a Israel he sentido por primera vez en mi vida confianza y seguridad en las calles. No significa que en las ciudades de Israel no haya delincuencia y crimen; en todas partes del mundo existen. La diferencia entre un lugar y otro consiste en las proporciones y frecuencia con la que ocurren hechos delictivos.

Algo que me llamó la atención en mis primeros días en Israel fue la gran cantidad de autos estacionados en las calles durante todo el día. Muchas personas dejan sus carros en frente o a unos metros de sus casas, algunos no tienen estacionamiento y simplemente dejan sus carros afuera toda la noche o todo el día. Aunque sí existe el robo de carros, la frecuencia es aún muy baja en comparación con las ciudades latinoamericanas y esto le da a las personas mayor libertad y tranquilidad en el diario vivir. En ciudades como Tel Aviv o Jerusalén la delincuencia está más presente en las calles, pero en general las personas no se sienten asechadas como para caminar con prevención o desconfianza.

Sigue leyendo

Caminando por Israel

calles de Israel

Caminando por el desierto

Recorriendo las calles de las principales ciudades de Israel, la gran mayoría de las personas olvidamos que realmente estamos caminando en un desierto. Israel es un desierto que en el transcurso de más de 60 años ha sido cultivado con una alta dosis de ingenio y perseverancia.

ranaanaf
Parque en Raanana ciudad céntrica de Israel

Mirando con detenimiento las zonas verdes en los parques, andenes o jardines públicos, se observa los pequeños tubos por donde día a día llega el agua a ciertas horas y cantidades previamente programadas dependiendo de la época del año. El esfuerzo por mantener a Israel florecida y verde no es sólo del estado. Organizaciones como Keren Kayemeth promueven el cuidado y plantación de más vegetación y colectan fondos a nivel mundial.

Sigue leyendo

Viajando por Israel

Los medios de transporte de un país son una parte importante del diario vivir, y dependiendo de su organización y desempeño estos pueden facilitar o dificultar la vida. Entre las primeras cosas que tenemos en mente cuando llegamos a un aeropuerto conocido o desconocido es cómo salir de este para llegar a nuestro destino final y en el caso del Aeropuerto Internacional Ben Gurion se puede hacer uso de taxi, tren o bus.
La Autoridad Aeroportuaria de Israel sólo autoriza ciertas compañías de taxis para prestar el servicio desde el terminal aéreo. Las tarifas ya están previamente establecidas de acuerdo con el destino y existen recargos adicionales según el número de maletas y de pasajeros.
Una persona conocedora puede arreglar de antemano el precio del viaje, pero en general lo más recomendable es hacer uso del taxímetro. Si usted no sabe hebreo, no hay de qué preocuparse; todos los taxistas tiene algún nivel de inglés. Pero si tampoco sabe inglés, ¡preocúpese! Lo mejor es asegurarse de contar con la ayuda de alguien que sepa uno de los dos idiomas, es probable que el conductor del taxi sepa algunas palabras en español pero gracias a las Leyes de Murphy esa probabilidad se hace cero cuando usted más la necesita.
En mis primeros meses en Israel un coterráneo, haciendo referencia a la dificultad del idioma, me comentó un poco enfadado: “Taxi es una palabra muy internacional, es la misma en casi todos los idiomas, pero en hebreo es monit”. La razón de esta diferencia es que esta palabra proviene del verbo “Limnot” que significa contar (el taxímetro “cuenta” la distancia recorrida o el dinero a pagar). Así también taxímetro es “moné”.

skodanew
Los taxis en Israel son por lo general elegantes Mercedes Benz, Skoda o Volkswagen de color blanco, pero lo que definitivamente no es elegante es el comportamiento de algunos taxistas quienes son considerados agresivos y muy aprovechados.

Sigue leyendo

Llegando a Israel

La barrera española

En el año 2005 mi esposo y yo decidimos hacer el proceso de inmigración o Aliá hacia Israel, idea que se concreto en Julio de 2006 cuando comenzamos un recorrido que hasta hoy continúa. El viaje desde nuestro país natal hacia Israel no fue nada fácil, primero por los problemas generados por la huelga en la que se encontraba Iberia en la época del viaje y segundo por nuestra nacionalidad. Desafortunadamente no teníamos la opción de escoger la aerolínea que está previamente establecida por los agentes migratorios.

Cuando llegamos al aeropuerto de Barajas en Madrid, después de un vuelo de once horas, todo parecía normal. Al llegar al punto donde se autorizan los vuelos de conexión había una fila relativamente corta de unas ocho personas y en el punto de paso donde se hace la requisa de pasajeros antes de ingresar a las salas de espera no había fila.

Aeropuerto de Barajas - Madrid
Aeropuerto de Barajas – Madrid

Llegamos a España un poco retrasados y contábamos con un poco más de 45 minutos para tomar el vuelo de El Al (aerolínea más importante de Israel) rumbo a nuestro destino final. Pero debido a la huelga de Iberia los funcionarios estaban en plan tortuga, la espera en esa corta fila se hizo interminable y terriblemente angustiante porque el temor de perder nuestro vuelo se hacía cada vez mayor. Después de más de veinte infinitos minutos y aún en fila, llegó de repente una estampida de pasajeros que superaban las 100 personas a la zona de requisa lo que incremento aún más nuestra angustia, entonces yo decidí pasarme a esa otra fila mientras a mi esposo le autorizaban el transbordo.
Faltando diez minutos para abordar, mi esposo fue atendido pero delante de mí había alrededor de cincuenta personas. Con el corazón a punto de estallar decidimos pedirle a uno de los policías que nos permitiera pasar antes porque nuestro vuelo estaba a punto de salir; él nos dijo en un tono despectivo ¨ Ese es su problema no el mío, pásense por encima de los demás si quieren¨. Después de pasar a regañadientes la requisa, mi esposo se dio cuenta de que había perdido los pasaportes y como solo había escaleras eléctricas de bajada, en medio de la desesperación nos devolvimos por las mismas escaleras, mi esposo tropezó y se lastimó las piernas. Nuestra angustia era tan grande y evidente que el mismo policía que nos trató como sudacas basura nos ayudo dejándonos pasar y nos quiso infundir calma. Le dije a mi esposo que tal vez no le habían devuelto los pasaportes en el punto de registro de la aerolínea y en los minutos en los que se fue a buscarlos pasó por mi cabeza que íbamos a terminar en una cárcel española, maltratados por ser latinos indocumentados para luego ser deportados.

Sigue leyendo